El interesante origen del Boyero de Berna

¿Estás pensando en comprarte un Boyero de Berna? Pero antes de tener un perro de raza en casa, es interesante saber de dónde provienen sus orígenes, ¿verdad? ¡Pues vamos a leer un poco de historia sobre el Boyero de Berna!

Historia el Boyero de Berna

El Boyero de Berna llegó a Suiza acompañando los soldados de la antigua Roma, es fuerte y musculoso de ojos oscuros de mirada vivaz, muy inteligente.

En su origen, era un perro guardián y pastor de los rebaños en las granjas del cantón de Berna. Aunque distintas teorías apuntan a que desciende del Mastín del Caucaso, sobre todo por su gran parecido físico. De hecho, no existe ninguna prueba concluyente, y la teoría más aceptada es que su desarrollo como raza autóctona se produjo por la evolución de los perros de la zona en función del trabajo que desarrollaban, y poco a poco se ha convertido en el perro que hoy conocemos.

Hoy en día el Bouvier de Berna es conocido y apreciado en todo el mundo gracias a su capa tricolor, su máscara blanca, sus manchas bien repartidas y su facilidad de adaptación a los más diversos trabajos y sobre todo como un perro de compañía.

Hemos visto en muchas postales la imagen típica de este perro tirando del carrito de la leche, y esto no sólo es imagen de postal, sino que era un trabajo real que desempeñaban ya que su corpulencia era adecuada para ello. Además de ser gran defensor de establos y casas tiene gran resistencia a los crudos inviernos de las montañas.

Los granjeros suizos utilizaban el Boyero de Berna como un perro de trabajo, aprovechando sus cualidades de vigor, inteligencia, obediencia y resistencia. Era muy útil como guardián y conducía bien los rebaños.

historia-boyero-de-berna

Antes de ese momento, la raza no tenía un nombre formal, sino que los perros eran conocidos como perros granjeros y se distinguían por sus marcas:

– Los que tenían collares blancos les llamaban acollarados.

– Los que tenían estrellas en la cara les llamaban estrellados.

– Los que tenían manchas blancas en la cara les llamaban ositos.

– Los que tenían marcas de color fuego sobre los ojos les llamaban Vieraugli, que quiere decir “cuatro ojos”.

Debido a la naturaleza de los Boyeros de Berna, todo el mundo los quería. Se les compraba y vendía en gran escala y hacia mediados del siglo XIX este comercio se focalizaba en Durrbachler, de aquí que quizá la raza empezó a ser conocida como Durrbachler.

Algunos aficionados a esta raza convencieron a la Asociación Canina Suiza para que abriera una clase destinada a l “Durrbachler” y fueron exhibidos unos cuantos machos y una hembra. Durante los 10 años que siguieron, todos los Durrbachler tuvieron un registro en el libro de orígenes suizo asegurado.

Al cabo de unos años, la raza proliferó y se fueron identificando las características del Bernés en relación con las otras tres razas alpinas: el Gran Boyero suizo, el Appenzeller y el Entlebucher.

boyero-de-berna-historia

La expansión de la raza fue muy exitosa, especialmente en el resto de Suiza y en el sur de Alemania. Comenzando ya el siglo XXI, el Boyero de Berna se mantiene como una de las razas más populares en Suiza.

Una interesantísima historia sobre esta brutal raza de perro… ¿verdad que ahora todavía tienes más ganas de tener un Boyero de Berna en casa?

Dejar Opinión!